martes, 15 de febrero de 2011

Entre Ruinas

De un tiempo a la fecha, todo mi mundo parece estarse derrumbando. Todo lo que daba por sentado está desmoronándose como una ciudad atacada por un terrible terremoto. Y estoy como caminando entre las ruinas, sin poder apreciar claramente de dónde vengo ni a dónde voy, reconociendo apenas vagamente las calles que creía conocer como la palma de mi mano.

Me he visto obligado a cuestionar de la noche a la mañana mis ideas preconcebidas respecto a la vida, la muerte, la soledad, la felicidad, la tristeza, el dolor, la seguridad, la incertidumbre, el amor, el odio, la salud, la enfermedad, la familia, la amistad, la educación, el dinero, la justicia, la fé, la ciencia, la tecnología, el trabajo... ¿Qué es lo realmente importante? ¿Cuáles batallas vale la pena librar y cuáles son una pérdida de tiempo?

No quedan más que unas cuantas estructuras en pie. Y tengo miedo de que también se derrumben de un momento a otro. Pero ningún terremoto, por fuerte que sea, dura eternamente. Y sobre las ruinas, tarde o temprano, se construyen estructuras más sólidas y resistentes. Mientras tanto, todo es cuestión de sobrevivir haciendo camino entre las ruinas esperando que el temblor termine pronto.

2 comentarios:

Gustavo Avilés dijo...

Mi estimado amigo Tayo, espero de corazón que encuentres pronto el consuelo necesario a tus aflicciones. La vida sólo es rica en experiencias, tomalo en cuenta.

Mis mas cordiales saludos y mis mejores deseos para que en estos trágicos momentos te encuentres bien.

MVZ. José Luis García Barceló dijo...

Animo!!! por muy obscuro que se vea el panorama, no es cierto, ya veras que pronto aparece la luz que te va a guiar, hacercate a personas POSITIVAS platica con ellas para que te contagien su energía, aléjate como si fueran tus peores enemigos de la gente negativa y veras que pronto se aclara todo.

Animo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!