sábado, 18 de diciembre de 2010

Paranoid

¿Se acuerdan de Bart Simpson cuando detectó que el Beisbol de las Grandes Ligas lo estaba espiando desde un satélite? Bueno, pues a pesar de mis mejores intentos no he podido evitar sentirme yo también un poco paranoico estos días...

Primero empezaron los avisos. Correos electrónicos de Yahoo!/Flickr, Facebook, Hi5, MSN/WindowsLive/XBox Live, YouTube/Google, que en distintos momentos me prevenían de actividad inusual o de plano de que "alguien está intentando entrar a tu cuenta". En algún momento incluso solicitaron el reseteo del password de mis cuentas de Hotmail y de Yahoo!, pero obiamente no acepté.

Paranoid - Black Sabbath (02:45)

Hace 2 semanas, Google bloqueó mi cuenta y dio de baja este blog. Tras muchas llamadas y correos de aclaraciones volvió a estar en línea, pero me advirtieron que al parecer alguien había logrado ingresar a mi cuenta desde una IP de la Universidad de Colima mientras yo estaba trabajando en Cancún, y que por eso me recomendaban cambiar mi password, cosa que hice inmediatamente. Sin embargo, el cambio al parecer no sirvió de mucho. El jueves por la noche, todos mis contactos recibieron un correo electrónico con Virus desde mi cuenta de GMail.

El detalle es que, a la hora en que se envió ese correo, no había ninguna computadora encendida y configurada con mis datos. Al menos, ninguna que yo conociera. Así es que el virus forzosamente tuvo que ser creado o al menos enviado desde una máquina que no conozco. Una de dos: o alguien le envió ese virus deliberadamente a todos mis contactos de Google, o alguien recibió el virus mientras estaba espiando mis correos y por mala suerte se reenvió a todos mis contactos. Haya sido como haya sido, el caso es que alguien tuvo acceso a mi cuenta de Google y estuvo haciendo mal uso de ella. Tengo varias teorías de cómo pudieron haber obtenido mi contraseña, pero ninguna prueba.

No sé si sentirme halagado por el hecho de que alguien esté lo suficientemente motivado como para meterse a mi cuenta y revisar lo que estoy haciendo. Pero si eres tú el hacker y me estás leyendo, te voy a hacer una recomendación: Pon tu alma en paz. Acércate a Dios. Rézale mucho. Y pídele con toda el alma que yo nunca me entere de quién eres.

No hay comentarios.: