jueves, 21 de enero de 2010

Ojo en el cielo

¿Se acuerdan de la canción de Eye in the Sky , de Alan Parsons Project? No es que sea paranoico, pero cada vez es más evidente que se está construyendo un "ojo en el cielo" que está siendo impulsado activamente por no sé quién... bueno, si lo sé pero en realidad no es relevante. Lo relevante es que nuestro gobierno está participando activamente en la iniciativa de tenernos a todos vigilados, violando sistemáticamente nuestras garantías individuales mientras nuestros políticos juegan al Tío Lolo. El más reciente capítulo de esta historia se llama ACTA.

ACTA significa Anti-Counterfeit Trading Agreement, y en principio es un tratado internacional que busca reforzar las medidas contra el contrabando y la piratería. Como ya es costumbre en este tipo de acuerdos, se está negociando en secreto, a espaldas de las sociedades que se supone que representan y sin consultar a instancias como los congresos nacionales. Sin embargo, de acuerdo a filtraciones del texto preeliminar del ACTA sabemos que, en la práctica, es un atentado contra la privacidad en Internet, donde entre otras cosas se pretende obligar a los Proveedores de Servicio de Internet a espiar a sus usuarios, compartiendo información con la policía sobre sus usuarios sin necesidad de una orden judicial, y otorgar facultades a los agentes de seguridad en los aeropuertos para revisar arbitrariamente iPods, teléfonos celulares y laptops en busca de música y software pirata. Y créanlo o no, este acuerdo está siendo promovido muy activamente por el gobierno de México.

Esta medida se sumaría a los preocupantes retrocesos que ya lleva nuestro gobierno en materia de libertades y derechos humanos, que con el pretexto de la lucha contra el crimen organizado se han ido implementando poco a poco. Entre ellas, hay que recordar la obligación de registrar tu teléfono celular bajo la amenaza de cancelarte el servicio (y lo que no te dicen es que al registrar tu teléfono también estás dando tu consentimiento para que el gobierno pueda monitorear tus llamadas, mensajes y ubicación en el momento en que se le de la gana), o la necedad de crear un nuevo registro nacional de población con datos biométricos, como el del iris. Afortunadamente, la iniciativa de permitir que la policía pueda entrar a un domicilio sin necesidad de una orden judicial y la de poder disponer de los bienes de una persona que haya sido acusada de narcotráfico (esto es, sin que haya sido juzgada y encontrada culpable de la acusación) no prosperaron, pero ganas no le faltaron a nuestro democrático gobierno.

Nuevamente hay que recordar la frase atribuida a Benjamín Franklin: Un pueblo dispuesto a sacrificar su libertad por seguridad no merece ninguna de ellas, y terminará perdiéndolas a ambas. Permitir que se aprueben leyes como ésta es dejarle la puerta abierta al totalitarismo en México. Tanto de derecha como de izquierda. Parafraseando a Chabelo: ¡Mucho ojo, cuates! Díganle NO al ACTA, y cuéntenselo a quien más confianza le tengan.

viernes, 1 de enero de 2010

Blue Moon

Si crees que te vacilaron porque escuchaste que recibimos el 2010 con Luna Azul... pero la viste tan blanca como siempre, entonces necesitas leer ésto: Nunca viene mal un poco de cultura general (sobretodo cuando juegas al "Marathón").

El término "Luna Azul" no tiene nada que ver con el color o el tamaño aparente de la luna: cuando coinciden dos lunas llenas en un mismo mes, a la segunda se le llama Luna Azul, y es un evento que ocurre aproximadamente cada dos años y medio. Sin embargo, recibir el Año Nuevo con Luna Azul es un evento todavía más raro que se ve pocas veces en la vida: la última vez que ocurrió fue en 1990, y la siguiente ocasión será en el 2028. Así que mi deseo de Año Nuevo para todos ustedes es que tengan muchas Lunas Azules Decembrinas más.