domingo, 9 de agosto de 2009

40 años de la muerte de Sharon Tate

La mañana del 9 de agosto de 1969, Winifred Chapman llegó a la casa ubicada en el número 1005 de Cielo Drive, en Beverly Hills, donde trabajaba realizando labores de limpieza doméstica para el director Roman Polanski y su esposa, Sharon Tate, quien estaba embarazada de 8 meses. Ni en sus peores pesadillas pudo imaginar que al llegar se toparía de frente con uno de los crímenes más terribles de la historia de Estados Unidos.

En el jardín de la entrada descubrió los cadáveres de Abigail Folger, hija de un acaudalado empresario, y de Wociech Frikowsky, un viejo amigo de Polanski. Rápidamente llamó a la policía y cuando llegaron descubrieron que en la cochera se hallaba el cadaver de Steven Earl Parent dentro de su automóvil. Lo peor esperaba dentro de la casa: El cuerpo de Sharon Tate colgaba de una viga, con el vientre abierto en canal. Del otro extremo de la misma cuerda colgaba el cadáver encapuchado del estilista Jay Sebring y en la pared detrás de él, escrita con sangre la leyenda: PIG.

Esta salvaje carnicería fue perpetrada por tres atacantes, entre los cuales se encontraban dos mujeres, circunstancia muy atípica en crímenes tan violentos. Fue Susan Atkins quien apuñaló 11 veces a Tate mientras suplicaba por la vida de su hijo por nacer, a lo que sólo respondió: "No tendré clemencia contigo, perra". Susan Atkins sigue presa por su participación en éste y otros crímenes, y aunque ha solicitado repetidamente salir bajo palabra, afortunadamente siempre se le ha negado.

Los atacantes pertenecían a una peligrosa secta conocida como La Familia, dirigida por Charles Manson. A partir de la canción Helter Skelter, de los Beatles, y de sus frecuentes viajes con LSD, Manson elaboró una retorcida teoría altamente racista que suponía una inminente rebelión de negros contra blancos durante la cual todos los blancos serían asesinados excepto la secta de Manson, que se escondería en el desierto. Después los negros se darían cuenta de que eran naturalmente incapaces de gobernarse, por lo que se verían obligados a recurrir a la secta de Manson para guiarlos. Para entonces la secta tendría 144,000 miembros y se dedicarían a gobernar a los Estados Unidos, teniendo a los negros nuevamente como sus esclavos. Hoy en día Manson está en prisión por haber ordenado varios crímenes, entre ellos el de Sharon Tate. Seguramente ha de estar arrancándose las barbas sabiendo que el mulato Barack Obama ha demostrado en menos de un año mucha más capacidad para gobernar que su antecesor, el descolorido y estúpido George W. Bush.

Nunca hay que olvidar lo que representa el asesinato de Sharon Tate: es el testimonio de cuán peligroso puede llegar a ser seguir ciegamente a un líder mesiánico inestable. Después de todo, ¿quién estaba más loco? ¿el lunático de Charles Manson con sus delirios incoherentes o seguidores fanáticos como Susan Atkins, capaces de asesinar un bebé en gestación y usar su sangre para pintarrajear mensajes en la pared?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Antes de escribir sobre algo, hay que informarse bien. Sharon Tate no fue abierta en canal ni colgaba de una viga (si tenía una cuerda alrededor del cuello, pero, no pendía de ella) Hay mucha información para poder contrastar en infinidad de páginas de Internet y, con esto, se desinforma a la gente

Anónimo dijo...

Pero lo que si esta claro y sin ninguna duda es que esta pobre mujer fue apuñalada 16 veces y con un bebe de 8 meses dentro de ella.....que fuese abierta en canal o no? pues la verdad es que no me parece mucho menos escalofriante eso ,a que te agan lo que le hicieron a ella.esta mujer lo que se merecia es que la maten lentamente como ella le hizo a los que asesinò......pudrete y sufre tu y toda la familia manson en el infierno...Hija de la gran Puta...PERRA FEA,Zorra;Hija del infierno,pudrete....tu y tu puta familia.Me alegro de que sufrieses tanto con el concer que tuviste dentro de la carcel y festejo que nunca pudieses (como tu querias puta de mierda)volver a poner un piè en la calle.que bien que murieses lentamente guarra!