miércoles, 1 de julio de 2009

A 10 años del fin del mundo

Según la interpretación más conocida de las profecías de Nostradamus, el fin del mundo debió haber llegado en julio de 1999. Ya estamos en julio de 2009 y aunque en estos 10 años han pasado cosas terribles lo cierto es que el temido "Armagedón" todavía no llega.

La famosa "centuria" que supuestamente predecía el fin del mundo es la siguiente:

L'an mil neuf cens nonante neuf sept mois Du ciel viendra un grand Roy deffraieur Resusciter le grand Roy d'Angolmois Avant apres Mars regner par bon heur.

Que literalmente se traduciría como

El año mil novecientos noventa y nueve siete meses Del cielo vendrá un gran Rey despanto Resucitar el gran Rey de Angolmois Antes despues Marte reinar por buena hora.

Así es que los fans de Nostradamus venían esperando que algo impactante ocurriera en julio de 1999, mas nada ocurrió. Pero como pueden ver las centurias de Nostradamus son bastante vagas así que sus fans ahora dicen que a lo que se refería era al eclipse del 11 de agosto de 1999, porque según el calendario Juliano que usaba el vidente, el séptimo mes de 1999 terminaría el 13 de agosto de nuestro calendario Gregoriano.

A mi esto de las profecías me divierte bastante así que ahí les va una interpretación al estilo de Dan Brown, para que se pongan paranoicos. Durante el eclipse de 1999, nació a orillas del Río Tisza un niño que viene a ser la reencarnación del más grande Rey de los Mongoles: Atila el Huno. ¿Por qué Atila y por qué junto a este Río? Bueno, el Río Tisza nace en Ucrania y desemboca en el Danubio, se dice que bajo él está la tumba de Atila, y toda la región quedó en la ruta del Eclipse Total de Sol del 11 de agosto de 1999 alrededor de las 11 de la mañana, hora de Greenwich. En otras palabras, la profecía no era una guerra: lo que Nostradamus quiso decir es que el anticristo nació en los Balcanes hace diez años.

Bueno, si me quieren creer bien y si no, pues no me crean y ya. Pero ya hablando en serio, la verdad yo creo que, si se hacen lo suficientemente vagas y con un poco de sentido común, cualquiera puede hacer profecías al estilo de Nostradamus. Sólo hay que evitar las fechas, utilizar un lenguaje críptico y dejar que los eruditos interpreten lo que quisiste decir. Seguramente que a toro pasado podrán torcer las verdades para ajustar tus profecías sobre eventos reales.

No hay comentarios.: