domingo, 17 de mayo de 2009

No dejes que se te pudran las ciruelas

Con la crisis de las malas influenzas, además de cargar para todos lados tapabocas, toallitas húmedas y gel desinfectante, así como de lavarnos las manos cada que podamos, nos recomendaron lo que recomendan siempre al final de los anuncios de papitas y golosinas: comer frutas y verduras. Las frutas y verduras son nuestra principal fuente de vitaminas y minerales, y fortalecen el sistema inmunológico. Así es que intenté seguir la recomendación, pero se me echaron a perder demasiado rápido. Tal vez si hubiera conocido algunos de estos consejos, mis frutas me hubieran durado mucho más.

La verdad, muchos de estos tips me sorprendieron: creo que toda la vida había guardado las frutas y verduras exactamente al revés de como debería ser. Para empezar, las manzanas y perones deben refrigerarse y mantenerse alejadas de otras frutas, porque las pudren. Los higos, duraznos, chabacanos, peras, ciruelas, uvas, arándanos, kiwis, granadas, hongos y la mayoría de las verduras también se conservan mejor en el refrigerador. Lo mismo las fresas, pero éstas no deben lavarse y desinfectarse sino hasta el momento en que se van a servir.

Pero no a todo le sienta bien la refrigeración. Los jitomates deben guardarse a temperatura ambiente, porque en el refrigerador se aguadan y pierden su sabor. Los aguacates tampoco deben refrigerarse, pero se conservan mejor envolviéndolos en papel. Las limas, limones, naranjas, mandarinas, melones, sandías, ajos, cebollas, nueces, papas, camotes y pimientos también se conservan mejor en un lugar fresco fuera del refri. A menos que se partan, en cuyo caso sí se vuelve necesario envolverlas en plástico y mantenerlas en refrigeración.

En muchas ocasiones, aunque las lechugas parecen estar marchitas en realidad sólo están deshidratadas. Es posible "resucitarlas" refrigerándolas en un plato con agua durante toda la noche. Lo mismo pasa con hierbas como el perejil o el cilantro: la mejor forma de preservarlas es poniéndolas en un vaso con agua a manera de florero y metiéndolas así en el refrigerador.

Pueden ver más de estos consejos, así como sugerencias de preparación para cada fruta y verdura, en la página de Farm Fresh to You. Para empezar, yo creo que voy a animarme a probar un sandwich de queso con manzana. Ustedes también échenle un vistazo: recuerden que un hombre de verdad jamás deja que se le pudran las ciruelas.

No hay comentarios.: