viernes, 13 de marzo de 2009

El Rey Maldito del Xihuingo


Hace unas semanas estuve en Tepepulco, Hidalgo: Cuna de la antropología mexicana. Al menos eso es lo que me dijo un señor muy amable que me entregó un curioso folleto junto a la iglesia del lugar. Se llama "El Gladiador - Gallardía Juvenil", está fechado en Mayo de 2008 y cuenta la historia de Tepepulco. Pero lo mejor es que incluye "la leyenda tal vez creíble del mito del Rey Maldito", una historia divertida, gastronómica, un poco pornográfica e innecesariamente descriptiva, que transcribo a continuación:

En la Zona Arqueológica el Tecolote estuvieron varias culturas, de una de ellas existió el rey maldito, quien abusaba de su poder con sus súbditos a quienes en forma brutal los castigaba y a las mujeres las violaba, estas injusticias obligo a los indígenas a juntarse y revelarse en contra de su opresor, por lo que ya bien encabronados agarraron al cacique, se lo llevaron a una cueva del cerro del xihuingo, le quitaron sus atuendos y ya sin ropa lo enterraron vivo con el fin de que sintiera el sufrimiento en carne propia, por todas sus acciones sin castigo por el fuero que tenía.

Después de un chingo de años, a principios del siglo pasado descubrieron en una cueva un esqueleto en pedacitos, la única parte que parecía completa era su aparato reproductor y aun lado sus dos tompiates ya desinflados, esto coincide con lo que comentan los Arquéologos del libro "Graffitis Novohispanos del Siglo XVI, que durante su investigación les llamo la atencion en el cerro, la figura de una piedra parecida al miembro erecto del rey maldito. (suba al xihuingo y lo vera)


Esta leyenda nos dio la idea en crear 3 panes, como se hacían en la panadería la palanca del siglo pasado, un bolillo de buen tamaño y en medio un pedazo de chorizo que representa la parte noble del monarca, encima ajonjolí que nos indica la flora y la fauna, para que en cada mordida que le demos al xihuingo con rencor, sienta el rey nuestro coraje y siga sufriendo donde este, como lo padecían nuestros antepasados.


Los tompiates tendrán la forma de semitas y en su interior con queso y un sabroso preparado, para que en cada pedazo que nos comamos, pierda fuerza y nos desquitemos de todo lo que les hacía el rey a nuestra bellas mujeres.

Al comer estos sabrosos panes, las mujeres serán más fértiles y tal vez por su fe algunas salgan embarazadas y los hombres con mayor fortaleza física, siendo mas cariñosos con sus adorables esposas y tal vez les alcance en visitar a una o varias capillitas.

A DAR AMOR Y AMISTAD, CON XIHUINGOS Y TOMPIATES

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buenas las fotos que nos muestras, son obra tuya?