martes, 20 de enero de 2009

Super Obama

Ironías del destino. El Presidente anterior fastidió a los inmigrantes y organizó una guerra desastrosa para matar a Saddam Hussein. El nuevo Presidente de los Estados Unidos es hijo de migrantes y también se llama Hussein. ¿De verdad estará a la altura de las esperanzas del mundo?

La verdad, dudo mucho que el flamante Presidente Obama pueda cumplir con todas sus promesas de campaña. Pero no importa. El chiste era que sacara de la Casa Blanca a las mafias que tenían secuestrado al país más poderoso del mundo. Pero esas mafias siguen operando tras bambalinas en el congreso. También controlan el ejército y los servicios de Inteligencia. Y no hay que menospreciarlos: ya vimos que su tentáculo más risible declaró el día de hoy como día de luto nacional. ¿Pues no que ya había desaparecido el Ku Klux Klan?

Ojalá que Barack Obama pueda desmantelar el sistema que todavía rige en Estados Unidos tras bambalinas. El del racismo y el crimen organizado. El de los lobbistas y los "grupos de interés", de las petroleras, las tabacaleras, los casinos, el tráfico de armas y los narcotraficantes. El sueño de Martin Luther King Jr. no termina con un Presidente mulato: Terminará cuando desaparezca el KKK y todo lo que representa. Ese día llegará cuando se derribe el muro de miedo que están construyendo en la frontera con México, porque no hará falta. Recuerdo a Kennedy diciendo al pie de un muro más chaparrito "Ich bin ein Berliner". Y a Reagan exigiéndole a Gorbachov desde ese mismo muro "tear down this wall". Mr. Obama: Tear down this wall.

No hay comentarios.: