viernes, 5 de septiembre de 2008

TJ


Segun Krusty, Tijuana es el lugar más divertido del mundo. La verdad, no le encontré la gracia.

Bueno, no todo está como me lo imaginaba: me sorprendió, por ejemplo, conocer la Zona Río, que la verdad sí está bien padriuris.


Lo malo es que se creó desplazando asentamientos irregulares para crear una impresionante zona llena de luz y opulencia que desafortunadamente, como Santa Fé en la Ciudad de México, es un espejismo rodeado de un mar de miseria que, por más que quiera evitarlo el Alcalde, salta a la vista a la menor provocación.


Sin embargo, la relativamente buena impresión que tenía del Sector Río se esfumó al conocer la frontera. Me dieron muchas ganas de agarrar el disco de The Wall, de Pink Floyd, y ponérselo a todo volumen a los agentes de la Patrulla Fronteriza que me veían desde su camioneta con cara de pocos amigos. Es una vergüenza, para un país que presume de haber "derribado el muro de Berlín", la construcción de esta exageración que, por alguna extraña razón, se parece mucho a las pesadillas post-apocalípticas que vimos en las películas de Terminator.


A unos metros de la valla fronteriza original, ya de por si horrorosa, se levanta ahora una imponente estructura metálica dos veces más alta, y entre las dos se creó un corredor a manera de Zona desmilitarizada que en realidad es todo lo contrario: se trata de una vía de acceso por donde pueden desplazarse fácilmente vehículos de la Border Patrol y la Guardia Nacional para cazar "illegal alliens". Hoy en día, quedan pocos muros como éste en el mundo: por ejemplo, hay en Irlanda e Israel. Pero el dudoso honor de tener el muro de intolerancia más grande se lo lleva nuestra Frontera Norte.

Más o menos desde la altura del aeropuerto, hasta Tecate, esta DMZ al estilo de la frontera entre las Coreas está llena de reflectores y torretas enormes con cámaras de alta definición, cámaras infrarrojas, sensores de movimiento y una doble capa de alambre de púas coronando el muro, como si fuera el perímetro de una inmensa cárcel de alta seguridad. Por todos lados se ven patrullas de la Border, y la Guardia Nacional patrulla la frontera con helicópteros. También me llamaron la atención varios letreros que dicen "peligro, voltaje peligroso aquí"... ¿también estará electrificada? Por si las dudas, no intenté averiguar.

The Border - TaYo (04:05)

La justificación para construir este monstruo fue el reforzamiento de la Seguridad Nacional tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001. Sin embargo, olvidaron convenientemente que los terroristas del 11 de Septiembre entraron por Canadá y no hay en esa frontera nada así. La verdadera motivación para construir éste muro es, simple y llanamente, el odio.

2 comentarios:

Faro Viejo dijo...

Muy buena entrada.

Veo que te has estado paseando por buena parte de la república (Ahh chinga, esto es una República???, bueno ese es otro tema...)

Que te la sigas pasando bien ;-)

TaYo dijo...

Ejem... mejor no hay que entrar en esos temas tan escabrosos que todavía son tabú, como aquello de si de verdad somos una República o si de verdad somos una Federación o si de verdad vivimos en una Democracia o si de verdad nuestros representantes nos representan o, ya entrados en gastos, si de verdad somos una Nación Soberana e Independiente.

Estoy dejando esos temas para el 2010, pero para el 15 de este mes yo creo que voy a mencionar algo jeje.