viernes, 26 de septiembre de 2008

No somos nada

De veras que hay un Dios. Y a veces tiene un extraño humor macabro para hacer las cosas. Ahí está por ejemplo el caso del "hijo de Miguel Ángel Gaytán Uribe, Presidente de la CANACA" que saltó a la fama el día en que lo balconearon en el noticiero por andar manejando pedo. Su muerte lo volvió todavía más famoso: Murió atropellado el día de ayer... ¡por una tipa ebria! Lo peor es que el hoy occiso estaba sobrio. Chale...

1 comentario:

Abraham Estrada dijo...

Descance en Paz, pero lo que me queda de duda es si le devolvieron sus 50 mil pesos.