martes, 26 de agosto de 2008

Cosas de la Democracia

Nombre, si a leguas se nota que derrama felicidad, ¿verdad? Si yo por eso no me dedico a la política, qué horror...

Imagínate que después de haber sido el gran favorito en las encuestas, la principal apuesta en las quinielas, hayas perdido las elecciones por dormirte en tus laureles y ponerte a festejar antes de tiempo. No importa si peleabas una candidatura o la mismísima presidencia, a nadie le gusta perder, y mucho menos de esa manera. Pero lo que hace la diferencia entre el primer mundo y una república bananera es la actitud ante la derrota:

Hillary Clinton acaba de salir hace unos minutos a echarle porras a Obama de una manera tan convincente que muchos de sus partidarios cambiaron en ese mismo momento sus banderitas por las de su hasta ese momento odiado némesis: "Amigos, es tiempo de rescatar el país que amamos. Y no importa si votaron por mi, o si votaron por Barack, es hora de unirnos como un partido único con un propósito único. Estamos en el mismo equipo, y ninguno de nosotros puede hacerse a un lado. Ésta es una pelea por el futuro. Y es una lucha que debemos de ganar. Barack Obama es mi candidato."

Ahora veamos qué dijo el candidato de nuestro Partido "Demócrata" al perder las elecciones: "Ese atentado a la legalidad constitucional y a la vida democrática obliga a reasumir el ejercicio de la soberanía popular y abolir de una vez y para siempre el régimen de corrupción y privilegios que impera en el país. Por eso, aunque no les guste a mis adversarios, ¡al diablo con sus instituciones!"

Chale... por eso estamos como estamos.

No hay comentarios.: