martes, 29 de julio de 2008

Pen Hall Dance

En Filipinas se les ocurrió un método asombrosamente simple para modificar la actitud negativa de los presos: el baile. Así que en cárceles como la de Cebú, los presidiarios se dedican de tiempo completo a preparar cada mes una coreografía como ésta:

Macarena - CPDRC(9:21)

Este método de readaptación social ha levantado mucha polémica fuera de Filipinas, especialmente en los Estados Unidos, donde ya sabemos cómo se las gastan los movimientos más conservadores. A mi no me parece una mala idea, al contrario... creo que es mil veces preferible que los internos dediquen sus energías a aprender pasos de baile, aunque sean los de La Macarena, en lugar de aprender técnicas de fraude, extorsión, secuestro, tortura, fabricación de armas y explosivos y quién sabe qué tanto más, como en buena parte de los CERESOs mexicanos. ¿No les parece?

No hay comentarios.: