domingo, 9 de marzo de 2008

Fin de Semana Tapatío


Despues de la peculiar encerrona en Cuernavaca del jueves y viernes pasado, no sé cómo reaccionaron los demás, pero yo me quedé pensando en un montón de cosas. Y como no quería que me estuvieran interrumpiendo este fin de semana con llamadas para ofrecerme tarjetas de crédito, enciclopedias y porquería y media, decidí irme lejos para reflexionar a gusto.

Lo que hice fue apagar el celular, agarrar carretera y no parar hasta llegar a la Perla de Occidente. El pretexto fue ir a Guadalajara con mis papás para encontrarnos con la familia (bueeeno, no con todos... nomás con los de San Luis Potosí, San Miguel de Allende, León, y Guadalajara). Así es que este fin disfruté un ratito a mi familia quedándome a dormir en un hotelito junto al parque Mirador Independencia, con vista a la imponente Barranca de Oblatos.

Han de saber que la barranca de Oblatos, en la Cuenca del Río Santiago, es un cañón enorme que rivaliza en belleza y magnitud con el cañón del Sumidero, las Barrancas del Cobre o el Cañón del Colorado. Bueno, al menos eso es lo que me dijo el gerente del hotel. Como no conozco en persona ni el Cañón del Sumidero, ni las Barrancas del Cobre ni mucho menos el Gran Cañón del Río Colorado, tendré que darle el beneficio de la duda porque se ve que él si es un hombre de mundo.

En fin... un fin de semana para reflexionar y ahora a ver qué pasa el lunes. Por lo pronto ya me dijeron que por ahí anda circulando un dicho que me han dicho que lo he dicho yo. Ese dicho no lo he dicho porque si lo hubiera dicho estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo. Como quien dice, así es esto de los dichos que se dicen nomás por decir. Bueno, eso digo yo.

No hay comentarios.: