lunes, 3 de marzo de 2008

Alexander Graham Bell

Este señor que cualquiera confundiría fácilmente con Santa Claus es Alexander Graham Bell, quien hasta el 11 de junio de 2002 era considerado como el inventor del Teléfono. Tal vez sea cierto que el inventor del teléfono haya sido Antonio Meucci, pero el primero en patentarlo fue Bell. Ya ven que eso de robarle el crédito a otros por cosas que en realidad no hicieron es una historia tan vieja como el mundo, pero en este caso en particular parece ser que no fue así. Bell no conocía los trabajos de Meucci.

Sea como sea, Bell era un genio y es el papá de las Telecomunicaciones Modernas, y nadie puede afirmar lo contrario. A los 12 años construyó su primer invento: una descortezadora automática de trigo. Vivía obsesionado con la voz y con el lenguaje, realizando múltiples trabajos sobre el lenguaje y la sordera. Y no sólo patentó el teléfono: a lo largo de su vida recibió 18 patentes individuales, y 14 más con sus colaboradores, entre ellas 14 por el teléfono y telégrafo, cuatro por el fotófono(el invento intentaba transmitir el sonido utilizando un rayo de luz, un precursor de la fibra óptica), una por el fonógrafo, nueve por vehículos aéreos (incluyendo cuatro de hidroplanos) y dos por celdas de selenio. También se acredita a Bell la invención del detector de metales, y haber trabajado en uno de los primeros sistemas de grabación de sonidos conocido, basado en imprimir un campo magnético para reproducir sonidos (La idea fue abandonada al no poderse construir un prototipo; sin embargo, los principios básicos encontrarían aplicaciones prácticas casi un siglo más tarde, en las cintas magnéticas y las computadoras). Por último, los sordos tienen mucho que agradecerle ya que inventó el lenguaje silente y los aparatos para el oido.

Todo esto viene a colación porque Alexander Graham Bell nació en Edimburgo, en Escocia, el 3 de marzo de 1847. Feliz Cumpleaños, señor Bell.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ese de la foto es antonio meucci