lunes, 4 de febrero de 2008

Finísima persona


Este Señor estuvo espiando impunemente a México para el Gobierno Cubano durante 15 años. Para ello se encargó de mandar diariamente información sobre las actividades de funcionarios claves del gobierno, incluyendo en primer lugar a su propio padre. Rompió relaciones con el Régimen Cubano no por asuntos humanitarios o de conciencia, sino porque según él los líderes cubanos eran unos "estúpidos": en otras palabras, salió más papista que El Papa. 15 años después, se convirtió en canciller y utilizó ese puesto para llevarnos a todos de corbata en su vendetta personal contra el régimen cubano. Tengo una duda, ¿esto no podría ser considerado como traición a la patria?

No es que lo diga yo, lo firma Juan Arvizu en El Universal el día de hoy, con video y todo. Y veinte mil medios más. Esto habla mucho del carácter del excanciller y arroja un poco más de luz sobre su pésima gestión como canciller, como la estupidez del "comes y te vas", o el desmadre diplomático en el que nos metió con temas tan delicados como el 11 de septiembre y la guerra en Afganistán e Irak, para acabar dejando todo botado en el momento más crítico "porque no convenía así a sus intereses". Lo que me parece más indignante es que el tipo fue lo suficientemente caradura como para intentar ser candidato "independiente" a la Presidencia en 2006, y no duden que lo vuelva a intentar en 2012. Conociendo estos pésimos antecedentes ¿Ustedes se atreverían a votar por él?

Yo no sé si detrás de esta nota esté la mano de algún país extranjero, ni me interesa. A lo mejor son los Fox o alguno de sus achichincles, por la manera en que el señor les echó caca en su libro La Diferencia. A lo mejor es el gobierno de Felipe Calderón por las críticas que ha hecho últimamente a su gobierno, como la que publicó el 23 de enero en Reforma. Bueno, a lo mejor fue hasta el mismo Castañeda para presentarse como víctima en la audiencia pública del 8 de febrero, en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde se discutirá el asunto de la negativa que le dio el IFE a su candidatura presidencial para 2006. Pero de lo que si estoy seguro es que, venga de donde venga la nota, Jorge Castañeda tiene muchas cosas que explicarnos a todos. A ver qué dice ahora.

1 comentario:

TaYo dijo...

Hace rato, en el programa de Ciro Gómez Leyva, el aludido comentó respecto a el artículo de El Universal que son las mismas calumnias de toda la vida, que no tienen validez por venir de una organización corrupta, y que qué casualidad que hasta ahora se hayan hecho públicas. Y se cagó de risa. Mira nada más que lindo.

Para empezar, el hecho de que la DFS haya sido corrupta no significa que la investigación no haya existido ni que fuera falsa. Al contrario, el hecho de que el gobierno de López Portillo y especialmente la DFS hayan sido tan excepcionalmente corruptos probablemente fue lo que salvó al señorito de acabar en el paredón por traición a la patria.

El expediente está en el Archivo General de la Nación y es del dominio público desde hace años, aunque apenas haya sido publicado en los medios, y ahí si coincido con él en que es mucha pinche casualidad que haya salido publicado precisamente hoy.

Pero el caso es que como siempre, el señor Castañeda hizo gala de su habilidad para salirse por la tangente echándole la culpa a los demás y sintiéndose superior a cualquier duda o sospecha. El hecho de haber vendido información a gobiernos extranjeros le parece una acusación sin importancia. Como seguramente se lo pareció también al imbécil que lo contrató como secretario de relaciones exteriores a sabiendas de este insignificante detalle. Qué asco.