miércoles, 6 de febrero de 2008

Ear worm

No One - Alicia Keys

La semana pasada escuché esta canción en el radio y se me quedó pegada. La melodía tipo cannon del estribillo me daba vueltas y vueltas y no podía sacármela de la cabeza.

El domingo fue el colmo... aunque me desvelé, me desperté como a las ocho de la mañana con la dichosa tonadita y aunque a veces lograba distraerme un rato segía regresando una y otra vez y no me dejaba descansar. Lo peor es que no sabía ni cómo se llamaba la canción ni quién la cantaba. Afortunadamente, ya entrada la tarde, cuando estaba en pleno zapping caí en la cuenta de que ya había empezado el super tazón 42. Ah caray, ¿no se supone que 42 es la respuesta del sentido de la vida, el universo, y todas las cosas? Así que decidí hacerle caso a Deep Thought, aguantarme el aburrimiento y poner atención en el partido. Y valió la pena. Con el medio tiempo llegó la iluminación: Ahí estaba Alicia Keys cantando la dichosa tonada. En cuanto terminó de cantar, mi tormento también se detuvo.

Buscando la respuesta de por qué me había pasado esto, encontré que a esta situación le llaman canción peste o earworm y que hay varias teorías de por qué sucede. La que me convenció más es que, como no tenía la información completa de la canción (cómo se llama, quién la canta) mi estresado cerebro se veía obligado a repetirla una y otra vez. Por eso dejó de atormentarme cuando recibí la información completa. El hecho de que me haya gustado la canción también ayudó a que no se me pudiera quitar de la cabeza. Así que ya saben... si se les pega una canción y nomás no se la pueden quitar, lo más probable es que necesiten relajarse. Váyanse de vacaciones, métanse a clases de yoga o de meditación trascendental, o métanse a un teibol pero hagan algo por desestresarse.

No hay comentarios.: