martes, 5 de febrero de 2008

Ciencia Recreativa

Por prosaico que parezca, según un reciente estudio de la Doctora Maria Cerruto de la Universidad de Verona, en Italia, el uso regular de tacones moderadamente altos tiene efectos altamente benéficos para la vida sexual femenina, pues al hacerlo se ejercitan músculos pélvicos que de otra manera son muy difíciles de ejercitar. ¿Quihubo?

Como beneficio adicional, como dice Lupe Esparza, el gran filósofo trovador: con zapatos de tacón las chicas se ven mejor que con zapatos de piso. Por esa razón, me gustaría aprovechar esta humilde tribuna para proponer a la Doctora Cerruto como candidata para el premio Nobel de Medicina, por esta trascendental aportación a la ciencia. O ya de perdida, para el igNobel de ergonomía. Es más, hasta merece que le hagan un monumento conmemorativo en Reforma. Con tacones altos, por supuesto.

No hay comentarios.: