miércoles, 19 de diciembre de 2007

¿Estamos perdiendo a Internet?


Leo en el blog de Leviatán que Internet está perdiendo mucho porque hay empresas que aparentemente tratan de influir en la opinión pública a través de opiniones supuestamente personales de blogueros inexistentes. O que si existen pero recibieron su chayo para opinar bien de determinados productos o empresas. Creo que es posible, pero no creo que sea tan cierto. Más bien creo que lo que pasa es que muchos blogueros trabajamos en alguna empresa. Y poca gente muerde la mano que les da de comer. Por ejemplo, se me quedó muy grabada una plática con una persona que trabaja en la Cervecería Cuauhtémoc y que prefiere mejor no tomar a tomarse una cerveza Corona. -¿Por qué no? ¿Quién se va a enterar? -Yo me voy a enterar y con eso basta. Me paso todo el día compitiendo contra la cervecería Modelo, y no tengo estómago para después de eso venir a tomarme una cerveza de ellos. No tiene nada que ver con si me gusta o no la cerveza, sino con un poquito de congruencia personal.

Lo mismo pasa en la blogósfera. Hay gente que trata de ser imparcial: por ejemplo, en mi caso he publicado varias veces que trabajo en Iusacell pero no por eso me voy a poner a hablar mal de Telcel o a hacer propaganda de mi empresa. Si así fuera desde cuándo les habría recomendado que les conviene más comprar los productos de Iusacell que se venden en el SAMs club (en el de Satélite mejor), que si compran un teléfono de prepago antes del 6 de enero van a recibir 200 pesos extras de tiempo aire, o que los Iusapacks son la mejor opción que he visto para hacerte de un teléfono celular que uses y no que tengas ahí nomás guardado para que te llamen.

Aunque lo haga, mi empresa no me va a pagar un sólo centavo adicional por ello. Simplemente, como en el caso de las cervezas, se trata de un poquito de congruencia personal. Creo que es fácil entender eso. No por eso dejan de ser mis opiniones personales. Y creo que, a pesar de todo, tampoco va a faltar quién encuentre interesante alguna de las cosas que escribo.

No hay comentarios.: