sábado, 10 de noviembre de 2007

¿Por qué no te callas?


Pues que en la Cumbre Iberoamericana volvió a hacer de las suyas el Mico Mandante y para no variar volvió a pelearse con alguien. Hoy le tocó a España.

¿Qué ganaba con estar chingue y chingue con lo de Aznar si ya le habían solicitado desde el día de ayer tanto el Rey como el Presidente Español que por favor ya no anduviera haciendo alusiones al ex mandatario incómodo? ¿Qué ganaba con andar interrumpiendo e interpelando a Zapatero siendo que a él nadie lo interrumpió cuando dio su "discurso" de una hora y 45 minutos, que incluyó aguantar heróicamente sus canciones y hasta una llamada telefónica a Fidel Castro? Obviamente, logró lo que quería: hacer encabronar a la representación española de una manera tal que el Rey, después de gritarle en su cara que se callara mejor acabó por salirse del lugar. Así que Su Majestad cayó redondito y le siguió el juego a Chávez dándole un pretexto más para hacerse la víctima. Ni modo, se ve que este hombre es capaz de sacar de sus casillas a cualquiera.

Reconozco que José María Aznar me parece un personaje obscuro y repugnante. Cada que lo veo, por alguna razón me parece escuchar como música de fondo a Rocío Jurado cantando "Ese hombre" y creo que la canción le queda como anillo al dedo. Un tipo deleznable y obtuso que hizo todo lo posible por que los latinoamericanos fuéramos carne de cañón en las guerras de Afganistán y de Irak con muy poco éxito, y que tiene el desagradable hábito de hurgarse la nariz cuando está mintiendo (o sea, casi siempre). Aznar nunca supo separar sus opiniones personales de su investidura como jefe de gobierno y se metió por la buena o por la mala en la política interna de medio mundo de una manera muy poco diplomática, prejuiciosa y discriminatoria, como no lo había hecho España desde fines del Siglo XIX. Y cómo olvidar la forma en que le mintió a la gente cuando los atentados del 11-M: él ha dicho muchas veces que la sociedad Española sucumbió ante el terror y que por eso votaron por Rodríguez Zapatero. Da mucho en qué pensar viniendo de un señorito impopular que ganó a su vez las elecciones inmediatamente después de un atentado que supuestamente le hizo ETA pero que milagrosamente no le hizo nada. A mi me parece que lo que en realidad lo sacó del poder fue la manera tan sucia en que le quiso ver la cara al pueblo español mintiendo deliberada y cínicamente sobre la autoría de esos lamentables hechos. Nomás que ya ven que ni perdiendo es capaz de aceptar sus errores.

Chávez está haciendo lo mismo que tanto critica, y mucho más descaradamente, por cierto. No importa que como Jefe de Estado se supone que tiene la obligación de pensar antes de hablar. Lo chistoso es que critica a Fox, a Aznar y compañía precisamente por andar abriendo la bocota sin medir las consecuencias. Da más risa viniendo de un orate que por un lado critica el Imperialismo y el intervencionismo pero por otro lado declara abiertamente como un objetivo de su plan de gobierno el financiar y provocar una revolución "bolivariana" en mi país. Por eso no merece ni mi respeto, ni mi simpatía, ni nada: aún cuando coincido en que Aznar era un fascista, creo que el señor Chávez también es un Dictador como los demás. O a lo mejor es peor, porque éste está más loco y tiene mucho más dinero. Se comporta como una versión caricaturizada de Saddam Hussein nomás que en Región 4. Y es experto en provocar este tipo de reacciones de otros jefes de gobierno para victimizarse y poder decir que "el Imperio" nos tiene comprados a todos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aznar nunca supo separar sus opiniones personales de su investidura como jefe de gobierno y se metió por la buena o por la mala en la política interna de medio mundo de una manera muy poco diplomática, prejuiciosa y discriminatoria, como no lo había hecho España desde fines del Siglo XIX.

Y QUE PASO CON FRANCO????????
NO PASO??????

TaYo dijo...

Francisco Franco fue un dictador terrible, pero a pesar de todo lo que se le pueda achacar, para bien o para mal se mantuvo más o menos aislado del entorno internacional.

Compara a la España Franquista con el intervencionismo de Alemania, Italia, Francia, Inglaterra, la Unión Soviética, Japón y los Estados Unidos que derivaron en la Segunda Guerra mundial y la guerra fría y verás que no tiene comparación.

España perdió América a principios del siglo XIX, y el resto de sus colonias de ultramar se repartieron entre Estados Unidos y Alemania tras la Guerra de Cuba, lo que significó el final del otrora poderoso Imperio Español.

Desde entonces se debatió entre guerras y conflictos sociales hasta la Guerra Civil Española, el cual se considera el preludio para la Segunda Guerra mundial porque medio mundo intervino en ese conflicto.

Bueno, hasta México fue intervencionista en aquella ocasión ya que envió suministros al gobierno Republicano, además de que recibió a muchos refugiados Españoles que escapaban del horror de la guerra.

España prácticamente no volvió a meterse en conflictos internacionales, salvo algunas intervenciones ocasionales como mediador entre partes en conflicto, sino hasta casi cien años después del Gran Desastre, con la llegada del gobierno de Asnar.

Empezando por la entrada de España en la OTAN, pasando por la desastrosa intervención de España en la guerra de Irak y culminando con los horrendos atentados del 11-M. Eso no se había visto en mucho tiempo, y ojalá que no se vuelva a ver.

El pueblo español no merece que lo sigan mandando al matadero por defender pozos de petróleo que ni siquiera son suyos.

Y en el caso que nos ocupa, qué mal que Su Majestad haya caído en la trampa de Hugo Chávez porque ya ven como ha estado agarrándolo de pretexto para seguir pintándose como víctima de la intransigencia y como la "autoridad moral" iberoamericana "que no se inclina ante rey alguno". A lo mejor el Rey estaba de malas ese día, pero la verdad si me decepcionó verlo seguirle el juego al pleito de comadres que montaron el mico y sus chalanes.