miércoles, 24 de octubre de 2007

Monkey Business

Con la novedad de que el vicealcalde de Nueva Delhi falleció este domingo a manos de una turba enloquecida de macacos. En serio, no es broma. Parece ser que la Ciudad presenta una plaga de Macacos Rhesus que ya se salió de control. Tienen invadidas las calles, plazas, edificios públicos y hasta el metro. Y aunque se ven engañosamente simpáticos atacan en manada y son muy agresivos. Hagan de cuenta, como los vendedores ambulantes en el centro de la Ciudad de México. Y ni hablar de exterminarlos, no sólo por el lado de los derechos de los animales, sino por el lado religioso: muchos hindúes consideran a los monitos como divinidades y hasta les dan de comer.

La plaga no es de a gratis: se dice que los monos tomaron las calles al ser desplazados de su hábitat natural por culpa de la urbanización. O sea que nuevamente estamos ante un serio problema ecológico provocado por la actividad humana. Pero no se preocupen, ya encontraron una solución: llenar la ciudad de langures, que son unos changos más grandes y amenazantes pero que tienen la virtud de estar tan, pero tan feos que aterrorizan a los macacos nomás de verlos. También a la gente, pero parece que es lo de menos. Imagino que si crece mucho la población de langures van a tener que llenar las calles de babuinos para que los mantengan a raya. Si estos se salen de control también, pues habrá que soltar orangutanes. Estos se controlan fácilmente soltando gorilas. Y si los gorilas comienzan a amenazar a la gente no habrá problema. Ya para entonces los chimpancés se van a haber hecho suficientemente inteligentes como para haber encabezado triunfalmente una rebelión contra la humanidad, por lo que la plaga para ese momento vamos a ser nosotros.

Ah, qué cosas. Ojalá que no les salga peor el remedio que la enfermedad. Si no, que le pregunten a los Australianos cómo les fue con los conejos y con los gatos y con los sapos y con... bueno. De todas maneras habrá que estar al pendiente de cómo les funciona este operativo, igual y acá también la solución a nuestro problemita podría ser llenar de langures el Eje Central.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esas soluciones me recordaron a cierto capitulo de los Simpsons donce usan a unas lagartijas para controlar la plaga de palomas, y de ahi creo que seguian unas serpientes para las lagartijas, después algun primate y la solucion final era el invierno en springfield el cual los haria huir a las montañas o morir congelados...

Vaya cosas con los changuitos entonces.