viernes, 24 de agosto de 2007

¿Eres un Adicto al Trabajo?

Siempre hay una primera vez para todo. Hoy fue la primera vez desde que tengo correo electrónico en que puedo decir que valió la pena haber recibido un mensaje no solicitado. No sé cuantos correos basura he recibido hasta la fecha, pero si apenas uno de tantos millones funcionó conmigo, en casi 18 años usando correo electrónico, sospecho que algo está terriblemente mal en este método de marketing.

En fin, el caso es que me pareció muy interesante este artículo que recibí por correo del Corporativo Tiempo de Equilibrio sobre la adicción al trabajo: ¿Eres un adicto al trabajo?, del que reproduzco este bonito cuestionario:

Si desea reafirmar si usted es o no un adicto, le propongo un cuestionario rápido:

  • Si en su agenda del móvil el 80 % de tus contactos son del trabajo y el 20% restante son amigos a los que llama para que le echen una mano con su trabajo.

  • Si la última vez que conversó con su pareja para decirle que le ama fue hace meses, mientras que la última conversación profunda que mantuvo fue con su jefe ayer.

  • Sinceramente opina que la mejor parte de su fin de semana es su trabajo

  • Siempre tiene muchas cosas que hacer, pero mejor sería tener un clon que pudiera hacerlo por usted. Delegar no entra en su vocabulario y aunque su trabajo a veces es aburrido, nadie puede hacerlo igual que usted.

  • Tarda 3 horas en configurar mi agenda.

  • Nunca puede dejar algo inacabado, especialmente un nuevo proyecto.

  • Alguien de su empresa cree que usted es un zombi, pero usted piensa que algo de palidez y ojeras no es contagioso.

  • Para el cumpleaños de su hijo/a le regaló un manual sobre cómo organizar su vida. Desgraciadamente, aún no lo ha leído, solo tiene 3 años de edad.

  • Dedica a comprobar su e mail cada 10 minutos, acomete las tareas urgentes con prisa y pone una marca en su lista de tareas del día realizadas y eso le da una sensación estupenda.
Estas cosas son normales en nuestra actual sociedad. Pueden parecer un estilo normal de trabajar y de dirigir nuestras vidas. Sin embargo, si usted se siente identificado con al menos tres de estos tópicos puede comenzar a pensar que tiene algo de adicción al trabajo.

Si usted vuelve ahora a releer las cuestiones y a rescribir sus contestaciones. Si ha decidido hacer trampas,.... es hora de pedir ayuda.

¿Cómo la ven? ¿Aplica o no aplica? Si no aplica, seguro conocen a alguien así. Sería chistoso, si no fuera algo trágico. Más detalles en la nota original

No hay comentarios.: