sábado, 30 de junio de 2007

Verificación

Pues resulta que tuve desde el primero de mayo hasta el 30 de junio para verificar mi coche. Y hasta hoy lo pude llevar. La foto muestra la página de inicio del periódico Reforma con la fecha, y el número en mi parabrisas fue colocado por empleados del verificentro. Cuando uno comenta algo así, no faltan los que luego luego empiezan con la cantaleta de "siempre dejas las cosas a última hora" pero pues en este caso si lo dejé para el último día con todo el derecho del mundo ¿con qué ganas les sueltas siquiera un centavo antes de que sea estrictamente y absolutamente necesario? Miren si no algunos ejemplos de por qué lo dejé para la última hora.

  • En el transcurso de estos dos meses en que pude haber verificado fui detenido varias veces de forma arbitraria e inconstitucional por policías de seguridad pública del Distrito Federal en operativos de "rutina" con el pretexto de revisar mis documentos. Hasta que no declaren públicamente un estado de emergencia no pienso identificarme ante nadie nomás por "rutina", porque hay unas cosas llamadas Garantías Constitucionales que me permiten no hacerlo.

  • He tenido que padecer casi diariamente los desmanes que provocan los manifestantes que desquician impunemente el tránsito vehicular en la ciudad y fui testigo no sólo de la inacción sino de la complicidad de la policía de tránsito y la de Seguridad Pública del Distrito Federal que parecen tener la instrucción de hacer el caos más grande.

  • He atestiguado la increíble incompetencia de los operadores que supuestamente agilizan el tránsito en los cruceros conflictivos, resultando en colas interestatales kilométricas como la que diariamente tiene como epicentro a la esquina de Palmas y Periférico. Deberían aumentar los requisitos educativos para ser policía de crucero y exigirles, por ejemplo, que todos sepan leer y escribir. Y eso incluye leer la hora: hay que cambiarle al semáforo cuando la manecilla grande avance una o dos rayitas. La manecilla GRANDE, no la CHIQUITA.

  • Varias noches a la semana tengo que arriesgar mi seguridad buscando vías alternas para llegar desde Jardines del Pedregal hasta Jardines de Satélite, porque las lumbreras de obras públicas consideran buena idea cerrar a partir de las once de la noche no sólo TODO el Anillo Periférico desde Tlalpan hasta Tlalnepantla, sino que también cierran simultáneamente otras vias de acceso al Estado de México como Río San Joaquín o Aquiles Serdán. Mientras no declaren un toque de queda, no tienen nigún derecho a cerrar TODOS los accesos al Estado de México, sin previo aviso y sin un plan coherente para canalizar el tránsito. Es increíble que tengamos que aguantar embotellamientos ¡a las 3 de la mañana!

  • Si vas a pagar tu tenencia, una multa o en general cualquier trámite ante la Tesorería del Gobierno del Distrito Federal, tal vez te sorprenda cuando veas que se quedan con los cambios. Te dan por internet el desglose de lo que debes pagar en el Banco, por decir algo 215.40 de su trámite mas 17.30 de derechos mas 10.17 de impuestos. Pero el total de este ejemplo no te daría 242.87 sino que te lo redondean a 243 pesos. ¿Dónde quedaron los 13 centavos restantes? Parece poco, pero precisamente este tipo de fraude hormiga es muy conocido porque es la premisa de películas como Superman III y Office Space (enredos de oficina). Alguien está haciendo un negociazo con los centavos acumulados de cientos o miles de usuarios diarios y no está reportando dónde queda esa lana. Y además es un robo y un abuso de autoridad.

Bueno, pues ahora tengo una piedrita más contra las autoridades del Distrito Federal. Hoy 30 de junio de 2007, no pude encontrar un solo verificentro den el Distrito Federal que me aceptara mi coche con el pretexto de que se acabaron los engomados. Tal vez el problema fue que no ofrecí dinero para "resolver" el problema como se acostumbra en estas latitudes, pero el caso es que llevé mi carro a verificar el día de hoy a varios verificentros de las delegaciones Azcapotzalco y Miguel Hidalgo y NADIE ME LO QUISO VERIFICAR, A PESAR DE QUE CUMPLÍ EN TIEMPO Y FORMA.

Una conversación con un trabajador de uno de estos verificentros fue muy ilustrativa: Tras estar 4 horas estacionado bajo el sol, me salió con la batea de babas de que también se acabaron los engomados uno y dos, y nomás quedaban engomados cero. Oye pero si ya sabías cuántos engomados tienes y sabías también cuántos carros estamos en la cola ¿por qué no dijiste nada desde hace cuatro horas? Pues mire, es su culpa por dejar todo a la última hora. También quién le manda tener un carro tan viejo... cómprese uno nuevo y se quita de problemas en dos años. O sea que la culpa es mía por jodido. Lo bueno es que la bandera de este gobierno es precisamente la ayuda para los jodidos... ¿verdad?

Lo que pasa es que no soy políticamente rentable: estoy demasiado jodido como para ser influyente y estoy demasiado poco jodido como para recibir algún tipo de apoyo de éste gobierno. Ni de aquí, ni de allá. Pues por lo pronto este jodido se rehúsa a pagar la multa que me van a querer cobrar. Tengo fotos y videos que demuestran que estuve formado en la cola del verificientro, y estoy terminando de publicar esta entrada el 30 de junio de 2007 a las 6:30 PM, en un blog en el cual la hora se graba automáticamente y no tengo control sobre esos registros. El lunes averiguo lo que tengo que hacer con la Secretaría de Ecología para acabar este trámite pero una cosa es segura: los que fallaron, otra vez, fueron ellos.

Con estas cosas ¿a quién le van a quedar ganas de seguir manteniendo o de perdida defendiendo a estos zánganos?

No hay comentarios.: