domingo, 22 de abril de 2007

Vous en avez assez, hein?

Vous avez assez de cette bande de racaille? Eh bien on va vous en débarasser. Bonne soirée.

Nicolas Sarkozy. Argenteuil, 26 octobre 2005.

(¿Ya están hartos, eh? ¿Están hartos de esta banda de escoria? Bien, nos vamos a deshacer de ellos por ustedes. Buenas tardes.)

Con estas atinadas palabras, este señor provocó irresponsablemente una serie de revueltas en la periferia de París que pronto se extendieron a otras ciudades de Francia, Bélgica y Alemania, y duraron semanas. Con todo, el entonces alcalde de Argenteuil no sólo no se desdijo de sus aseveraciones, sino que continuó haciendo comentarios poco atinados contra los inmigrantes que incrementaron aún más el odio de y hacia los jóvenes europeos de ascendencia árabe.

Cualquiera pensaría que su carrera política acabaría desastrosamente cuando demostró su suprema incapacidad de enfrentar una crisis. Pero ahora resulta que el señor Sarkozy es candidato a la presidencia de Francia, y según la mayoría de los medios locales está lidereando las encuestas para la elección de hoy, aunque sea por un pequeño margen. En este momento están comenzando los comicios, y aunque el sentido común diría que el mundo no necesita de un líder intolerante más (y además, con derecho de veto en la ONU), los últimos 4 años han demostrado que el sentido común ha estado ausente de los resultados de muchos comicios. Las últimas elecciones en Francia, por ejemplo, fueron una severa llamada de atención: Contra todo pronóstico, el fascista Jean Marie Le Penn quedó en segundo lugar.

JE VOUS EN PRIE: NE VOTEZ PAS POUR SARKOZY. PENSEZ. VOUS MERITEZ MIEUX.

**Actualización: La segunda vuelta será entre Sarkozy y Royal. Hagan changuitos.

No hay comentarios.: